II ENCUENTROS CINCUENTER

-

Conclusiones

CARTEL_VECTOR-01_edited.jpg
women_banner.png

Hace un año, quizá algo menos, Yolanda Lobo nos convocó bajo una etiqueta de resonancias anglófonas que suscitó interés y también atrajo a algún puntilloso de la lengua española.

“Esta semana se celebraron en Oviedo los Encuentros Cincuenter, para reivindicar el papel de una generación de mujeres injustamente penalizadas por su sexo y su edad”, escribió Álex Grijelmo en El País. En su artículo, nos reprochaba no la intención, sino la palabra, Cincuenter. Está por ver, nos retaba, el futuro del anglicismo.

Querido Álex: como ves, su futuro ha sido radiante. Incluso El Oteador de Fundéu, la Fundación del Español Urgente, lo recogió en su apunte de diciembre de 2021:

“Nuevo nombre de generación: cincuénter (con tilde […]) es un híbrido entre el español cincuenta y el equivalente inglés, para aludir los quincuagenarios, aunque a veces se toma como acrónimo de cincuenta e influencer.”

Así que aquí estamos, por segundo año consecutivo, las Cincuenter, a las que ahora se suman las Sesenter. Y las Setenter. O, en expresión de una periodista de la que se apropió con salero la portentosa JULIA LEÓN, las Cincuenter con estrellas.

Julia vino para presentar un documental que ha dirigido su sobrina MERCEDES RESINO y que protagoniza junto con su amiga LUISA POSTIGO, “objetora de cocina”. Y proclamaba Julia: “Yo me pienso morir cuando me muera. Ni un segundo antes”. Manera de decir: hasta el rabo (de la edad, de la vida) todo es toro.

A ella, a ellas, a las precursoras de mil luchas feministas, aplica lo que JOSÉ LUIS COSTILLAS, presidente de la Fundación Municipal de Cultura, organizadora de estos Encuentros, asegura de las Cincuenter cuando las define como “una generación llena de talento que ha permanecido en un segundo plano en demasiadas ocasiones”.

En un segundo plano, o en terrenos donde no se las esperaba, y alguno no las quería.

La cobertura informativa de los conflictos bélicos, por ejemplo. ANA DEL PASO, veterana de mil guerras, ha elogiado aquí la fuerza de voluntad de todas esas periodistas, muchas de ellas Cincuenter, que han sido constantemente puestas a prueba.

Ana conversó con NURIA VARELA. Para Nuria, la presencia femenina en el frente informativo no es una cuestión de cuotas, ni tiene que ver solo con el prurito profesional de las reporteras: tiene que ver con lo que nos cuentan, con la información que recibimos. “Ha habido una transición y hemos empezado a poner otras miradas.”

Precisamente ése, MIRADAS, es el título de la exposición de la fotógrafa PAULA BRONSTEIN, desplazada a Kiev para documentar los horrores de la invasión. La comisaria de esa muestra, BEATRIZ MONTES, lamentó que aún es muy reducido el número de mujeres fotoperiodistas en conflictos bélicos. Un dato: el 30 % de quienes necesitan ayuda humanitaria en Ucrania son mujeres mayores de 60.

Tampoco nos esperan en el terreno científico, que es el de SARA LOZANO y RUTH RAVENTÓS. “Las mujeres somos muy buenas en matemáticas, pero las entendemos de otra manera”, recalcó Sara. “Hay que impartir clases de ciencias pensadas para las mujeres, tiene que haber perspectiva de género. Y el que se oponga, es que no ha leído la literatura científica.”

Porque, como subrayó Ruth, la única explicación plausible para ese rechazo que materias como la ingeniería informática suscitan en mujeres estudiantes que habían mostrado interés y demostrado su capacidad es que se trata “de un tema cultural, cuestión de estereotipos. ¿Qué ingeniera informática tienen las chicas como referente? La única que se me ocurre es Lisbeth Salander”.

Más sorprendente resulta, quizá, comprobar hasta qué punto las mujeres se han evaporado de la historia de la música. “Se diría que hemos sido solo intérpretes, pero hay muchas autoras, compositoras, mujeres con mucho talento”, dijo ayer SOLE GIMÉNEZ, que anda en la tarea de ofrecer canciones escritas por mujeres, canciones que en muchos casos todas conocemos, aunque nos sorprenda enterarnos de que fueron compuestas por una de las nuestras. 

Todas ellas son ejemplo de lo mucho hecho, y de lo mucho que queda por hacer. Incluso en esta etapa de la vida. Llegar a esta edad, dijo ANABEL ALONSO, nos permite disfrutar de nuevas oportunidades. Ese es un regalo impagable, porque estamos en mejores condiciones para aprovecharlas. Sostiene Anabel algo más: “A los tíos se les consienten más fracasos”. Hay que acabar, añado yo, con esa doble vara de medir.

El viernes, en este mismo escenario, se emitió el programa Las mañanas de RNE. PEPA FERNÁNDEZ destacó lo contradictorio que resulta que vivamos en una sociedad que desprecia la edad, una sociedad que sufre de edadismo, mientras envejece a toda velocidad.

Como si la hubiera escuchado, BELINDA WASHINGTON lamentó que “esta sociedad no nos enseña a envejecer, nos aparta”. Lo hizo en una conversación con TANIA MARTÍNEZ, que ha escrito un libro cuyo título podríamos adoptar como lema: 50 a mis espaldas y a mí me importa un bledo. “Envejecer es bueno —sostiene Tania—, cumples años, acumulas experiencia, hay muchas cosas que puedes hacer, con serenidad. Pero te pones a buscar referentes de 50 años y no los encontramos”.

Los mensajes, como veis, se repiten. Los 50 son el momento de decir:  estamos aquí. No desatan una crisis, nos brindan una segunda oportunidad. O, en palabras de Belinda, “nunca es tarde para desempolvar los sueños”.

Por si ayuda, en estos II Encuentros también han participado Cincuenter como IRAIMA FERNÁNDEZ, que promueve la transformación de hábitos alimentarios, psicológicos o sexuales; e ISABEL GARCÍA-BERNARDO, que ha hecho de la marcha nórdica una herramienta de resistencia, ya que genera un gran bienestar físico, emocional y social.

Porque nos va la marcha. Al cabo, como no se cansa de repetir Yolanda Lobo, fundadora de estos Encuentros, la intención de la cita es inspirar, conectar y visibilizar a las mujeres de más de 50. Mujeres fuertes y poderosas, que atesoran experiencia y siguen queriendo aprender.

Yolanda gusta de citar a Gloria Steinem: "Con un ejército de mujeres con canas podríamos conquistar el mundo". Y se muestra dispuesta a eliminar el condicional: compañeras, con un ejército de mujeres con canas, vamos a conquistar el mundo. Estáis llamadas a filas.

  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • LinkedIn - círculo blanco

¡Visita nuestras redes sociales para no perderte nada!

BACKGROUND_03-01.jpg

Galería del evento: