Cómo nace Cincuenter

A muchas de nosotras, mujeres D+d50, nos revolcaron las crisis, los ERES y demás circunstancias adversas y/o nos vimos abocadas a un cambio radical en nuestras vidas que nos provocó desorientación, desubicación y ,en muchos momentos, bastante angustia.


Yo misma pasé de trabajar de noche a estar noches enteras en vela pensando qué hacer con mi nueva vida.


En esas noches recordaba machaconamente aquello de "hay una gran oportunidad en cada crisis", y yo la buscaba sin descanso.


Pensaba, buscaba e intentaba encontrar ese "algo" que me hiciera medianamente feliz y me permitiera seguir viviendo de un trabajo en el que fuera mi propia jefa (no soporto que me manden y por eso he sido autónoma prácticamente toda mi vida)


Necesitaba tener una actividad profesional en la que pudiera mostrar todo lo que soy capaz de hacer, y no quería, no podía, realizar otras actividades que me aconsejaban para no quedarme fuera del mundo laboral ( no lo hagáis, os lo aconsejo, porque lo vais a hacer mal y os vais a sentir peor, así que daos tiempo, reflexionad, buscad...y seguro que encontraréis vuestro camino)


Como ya no iba a La Santa, mi bar durante tantos años, para seguir manteniendo relación con mi clientela, me fui a las redes. Soy de las que empezó con el Fotolog, no os digo más.


Soy muy activa en Facebook, y algo menos en Instagram (Twitter me estresa un poco) así que empecé a investigar y a ver qué tipo de oportunidades podía haber en las redes.


Descubrí que ser "influencer" podría ser para mí uno de los trabajos más atractivos. La mayoría era gente muy joven y nativa digital, pero eso, lejos de echarme para atrás, me animó y lo tomé como un reto.


Pensé: voy a ser una influencer de cincuenta...


Y así se me ocurrió que cincuenta + influencer = cincuenter !!!


Quien me conoce sabe que soy impulsiva (que se deja llevar por sus emociones o impulsos sin reflexionar ni pensar en las consecuencias de sus actos) así que lo solté en mi muro de inmediato.


El feedback no pudo ser más emocionante, desbordante y divertido.


Muchísimas mujeres me iban dejando sus comentarios autodenominándose también cincuenter.


Y sentí que esa autodenominación llegaba con tal carga de empoderamiento que me hizo darme cuenta que lo que estaba pasando.


Pasaba que estábamos esperando a que se le pusiera nombre a una nueva generación de mujeres que ya no nos sentimos identificadas con otros términos que muchas veces vienen con cierta carga peyorativa.


A partir de ese momento el término Cincuenter se ha ido popularizando y la propia FundéuRAE (la Fundación del Español Urgente) se ha hecho eco de ello:


Como de costumbre, recopilamos voces que han aparecido en los medios y que nos han resultado llamativas en la FundéuRAE por una u otra razón.

⇒ Nuevo nombre de generación: cincuénter (con tilde, si reflejamos la pronunciación habitual llana) es un híbrido entre el español cincuenta y el equivalente inglés de la terminación -ero, -era, para aludir los quincuagenarios, aunque a veces se toma como acrónimo de cincuenta e influencer. La formación regular cincuentero se suele aplicar a lo propio de los años 50, es decir, lo que hoy ronda los sesenta años.


Y así nace Cincuenter, el nuevo nombre de nuestra generación.


De cómo se ha convertido en un movimiento es otra historia¡